¿Hacia dónde debería ir nuestra educación secundaria y bajo qué modalidad?
17 ene. 2011 by Uriel Vicente in

Desde mi ideal y la varios, la escuela se concibe como una comunidad educativa cuyos fines deben ser compartidos por todos sus integrantes; en ella se promueven relaciones interpersonales inspiradas en el respeto y el afecto, de modo que se cree un ambiente propicio para el aprendizaje y al desarrollo personal de todos los alumnos: ambiente de  libertad, respeto, apertura, participación y estimulo. Pero para ser francos  esto no se lleva a cabo en su totalidad ya  que nuevamente ha vuelto a caer en una zona nebulosa;  causada principalmente por la presión que la sociedad ejerce sobre el sistema.
            En la actualidad podemos ver a un sistema educativo,  muy permeado ya que la educación básica en todo los niveles con alcanza para todos, y esto nos hemos podido dar cuenta sobre los altos índice rezago educativo en varios estados de nuestro país. La verdad nadie se quiere hacer responsable de este mal, todos se lavan las  manos; pero el cambio está en nosotros mismos ya que como futuros docentes somos agentes de cambio, hay comenzar desde nuestras aulas este cambio. No obstante hay muchos docentes que tienen inquietudes por mejorar su trabajo y una real preocupación por la formación de sus alumnos, actitud que debería potenciarse, sobre todo a luz  de la consideración de que somos nosotros los que construyen verdaderamente la educación en las aulas.
Entonces, ¿hacia dónde debe seguir nuestra educación secundaria? La verdad esta es una pregunta que resulta difícil de responder, ya que no sabemos si el camino que llevamos con los nuevos planes y programas nos funcionará, ya que todavía no hemos visto muy los efectos en los jóvenes, pero considero que es el correcto, ya que como lo menciona Ángel Díaz Barriga que debe priorizarse  educar en la vida y para la mejor comprensión de lo que rodea al estudiante, y en lo problemas que el mundo  práctico actual exige.   
Considero que el éxito  de las reformas de la enseñanza secundaria dependerá  en buena medida de la capacidad de los sistemas educativos  de dotarse de mecanismos que protejan y discriminen positivamente a los menos favorecidos, sin que ello signifique  una merma en la competitividad científica, tecnológica y económica  en un mundo  cada vez más interdependiente.
También la autoridad del director y de los maestros se debe entender como un servicio a la comunidad, su ejercicio debe ser siempre respetuoso de todos y apelar a la razón; en este mismo espíritu se aplican  en las normas disciplinarias, el aprendizaje que se enseña, etc.  Se dan gran importancia a la participación de los padres de familia, a quienes se estimula  a involucrarse en la tarea educativa  de sus hijos y se apoya de diversos modos.

Por: Julio César Bernabe Santiago

Macedo, Beatriz y Katzkowicz, Raquel (2001), “¿Hacia dónde debería ir nuestro educación secundaria y bajo qué modalidad?”, en Educación Secundaria: Balance y Prospectiva (documento de discusión). Santiago de Chile: Séptima reunión del Comité Regional Intergubernamental del Proyecto Principal de Educación en América Latina y el Caribe

Publicar un comentario