La zona nebulosa de la educación básica
19 dic. 2010 by Uriel Vicente in

¿Para qué sirve la educación básica? Es la pregunta que en 1993 y durante toda la década muchos se preguntaron. ¿La preparación de los futuros ciudadanos o proporcionar las bases para una vida productiva? su definición seguía siendo indefinida. Fue hasta 1993 que por ley la educación secundaria paso a ser parte de la educación gratuita laica y obligatoria, nivel al que todo individuo debe llegar por derecho y obligación. Esta reforma al artículo 3° constitucional dio paso a un exhaustivo proceso de revisión de los problemas que se suscitaban en este nivel, a partir de los objetivos propios de la secundaria. Muchas dificultades surgieron al inicio, una de ellas fue la destinación del presupuesto el cual requería duplicarse para solventar la construcción de escuelas suficientes para absorber a la cantidad de alumnos que ingresarían en ellas y contratar al personal suficiente para atender las mismas. En fin lo que se debió y debe seguir buscando es brindar a los jóvenes, que asisten a las miles de escuelas secundarias del país, una educación de calidad. Para ello se deben responder cuatro preguntas ¿Qué se busca enseñar? ¿De que manera? ¿Bajo que condiciones? Y ¿Qué se esta haciendo para lograrlo? Y se resumen en cuatro puntos:

• La definición de los objetivos del nivel

¿Para qué sirve la escuela secundaria?, Moisés Sáenz da la idea de una escuela para adolescentes. Pero la pregunta seguía siendo a misma ¿Propedéutica o terminal? Jaime Torres Bodet decía que terminal era para aquellos que no estén en condiciones de obtener u adiestramiento superior, y propedéutico para aquellos que pueden emprender estudios de alcance mas duradero. La definición no está definida hasta entonces, sin embargo, ambas funciones (propedéutica y terminal) son desarrolladas muy deficientemente.

• Los contenidos de la enseñanza en la secundaria

La constante en los planes de estudio es la acumulación de conocimientos y el número excesivo de materias que no tiene la más mínima gota de transversalidad. 11 materias para 1°y 3° y 12 para 2° grado impartidas en 35 horas a la semana. Y la articulación con los contenidos de la primaria sigue teniendo poca claridad. El debate de la educación secundaria esta en lograr que su contenido sea realmente formativo y significativo para el alumno y lograr la articulación de las asignaturas. Es necesario colocar al alumno en el centro de la educación, conocer sus intereses y sobre todo sus necesidades. Todas las asignaturas son importantes y se debe priorizar la cantidad de horas debido a su función dentro de la formación del adolescente y del objetivo propio de la formación secundaria.

• Las condiciones de trabajo

El reconocimiento de la superioridad del docente de secundaria no se hizo esperar, este adquiría la insignia de catedrático, superando el nivel de un maestro de primaria, debido a la exigencia de mayor escolaridad (Normal Superior) y la especialización en una disciplina, lo que se reflejaba en el salario que llegaba a duplicar al de un docente de primaria. Como consecuencia muchos maestros de primaria que también trabajaban en secundaria trataban de concentrarse en este nivel y cambiar su plaza de primaria a una de 12 horas de secundaria. Sin embargo en la actualidad un maestro de secundaria gana menos que uno de primaria con esa cantidad de horas y a este deterioro salarial se le agregan condiciones difíciles de trabajo como mas grupos y mas alumnos que atender y la dispersión en varias escuelas, es decir tener que andar de un lado a otro. La peor de las condiciones de trabajo se dio al inicio del curso escolar 93-94 debido al desconocimiento de los planes y programas de estudio que iban a aplicar, los cuales llegaron a los docentes a la mitad del ciclo escolar.

• El papel de los maestros en los cambios que se requieren

Definitivamente se necesita trabajar mucho en el nivel secundaria para realizar los cambios necesarios e impartir educación de calidad. Es necesario que la propuesta curricular sea vista como un proceso que puede perfeccionarse a partir de los puntos de vista y experiencias del docente y en el cual el alumno sea el punto central y se entiendan sus necesidades de aprendizaje.

Considero que en la actualidad con la implementación del plan 2006 para el nivel de secundaria esta sucediendo lo mismo, existe resistencia al cambio, y desconocimiento de los planes y programas, y hasta la fecha los resultados no están siendo del todo favorables, es necesario que deje de existir esa resistencia por parte del docente y se comprenda que los alumnos han cambiado al igual que sus necesidades, por ello se debe partir desde ese punto para poder dar una verdadera educación de calidad a nuestro jóvenes y quitarle a la educación secundaria la etiqueta de “La zona nebulosa”

Por: Emelina Rodríguez Oceguera.

Sandoval Etelvina (1994) “La zona nebulosa de la educación básica” en Huaxyácac. Revista de educación, año I, núm. 3, mayo-agosto. Oaxaca IEEPO, pp. 6-9.

  1. Hace algunos años, 17 específicamente, nuestro país creó una reforma en la educación donde le asignó el carácter de obligatoria, al menos en el nivel básico. Hoy en día- 2010- aún existen problemas relativos a la eficacia de la educación que se imparte. Los cambios a la reforma educativa, los estudios sobre la adolescencia, la inversión educativa, los cambios curriculares, etc. no servirán de nada si nosotros como docentes no nos comprometemos en realizar con responsabilidad y constancia nuestra labor. Un profesor consciente de lo que hace es alguien que logrará cambios importantes en la formación de los alumnos, mucho más que las utópicas reformas. Por ello exhorto a todos, y a todas, a poner más empeño en lo que hacemos, al final de cuentas la satisfacción es nuestra y de nadie más. Reformas vienen y van, pero los alumnos no.

    Por: Uriel Vicente Morales Flores

  1. Si de verdad queremos un cambio, hay que empezar por abajo de todo el sistema educativo de México; los procesos educativos reales comienzan dentro de las aulas, con los maestros que se preocupan por una formación de sus alumnos que les sirva para vivir en sociedad. Esta actitud debe potenciarse, sobre todos a la luz de la consideración de que son los maestros quienes construyen verdaderamente la educación en las aulas.

    Considero que lograr una participación diferente de los maestros en la toma de decisiones escolares, en la recaudación del currículum y en el diseño de estrategias adecuadas a las condiciones de cada escuela, puede permitir ir aclarando esta zona nebulosa de la educación secundaria.

    Por: Julio César Bernabe Santiago

  1. Claro esta que para poder dar luz a la zona nebulosa de la educación en nuestro país es necesario que una reforma educativa pueda atender a los objetivos y características de los alumnos. Esto implica un trabajo articulado desde un nivel macro y sobre todo que atienda al nivel micro sistémico, pues es en las aulas donde verdaderamente se debe de promover el cambio de prácticas educativas deficientes, es prudente encontrar un equilibrio entre los contenidos del Curriculum y el nivel de desarrollo cognitivo de los estudiantes para que los alumnos puedan desarrollar habilidades y de esta manera puedan enfrentar situaciones problemáticas.

    Pero lo verdaderamente importante es integrar propuestas realizadas por docentes basadas en la observación y ejecución de las modificaciones planteadas en las reformas, estas tendrán mayor relevancia y objetividad para la aplicación de estrategias adecuadas a las condiciones, contextos, deficiencias escolares y sobre todo a las características particulares de los alumnos. Tenemos pues en las manos, el futuro de la educación, se mejorará en la medida que asumamos una responsabilidad y compromiso ante nuestro trabajo.
    Por: Oscar Ángel Cigarroa Estrada

  1. Primero me gustaría felicitar a mi compañera por su publucación, la cual relata puntualmente el contenido de la lectura.

    Personalmente ésta es una de las lecturas que más me ha gustado en el curso, pricipalmente por la redacción y por hacerme reflexionar un poco más profundamente sobre la problemática que vive el nivel secundaria, y reconocer que no sólo es un problema en algunas escuelas y, mucho menos de auellas que conocemos, que es algo más general y profundo en nuestro país.

    Si bien es cierto que las soluciones pueden ser muchas en los diferentes ámbitos, me he de referir a aquellas que en mi reflexión podría reconocer en mi práctica docente. La primera en este caso el reconocimiento de los alumnos como tales, como personas que viven, que sienten, que piensan, que tienen problemas y los intentan solucionar de cualquier manera, personas afectadas por su contexto y otro sin número de situaciones que desconocemos; a todo esto me quedo con la preocupación de prepararme como un maestro integral, que puede desarrollar alumnos y no sólo enseñarles, que se permite conocer personas y no sólo leer trabajos, que toma en cuenta los intereses y perspectivas de los alumnos para ayudarlos a subsistir en lo que para muchos es el nivel más díficil y talvez el último de su carrera estudiantil.

    Por : Gustavo Alonso Flores Hernández

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.
  1. Considero que hablar de reformas es hablar de disposiciones por parte de todos los integrantes del sistema educativo, llevarlas a cabo no es simplemente delegar responsabilidades sino que cada quien este comprometido con la cuasa.

    Las reformas son un proceso continuo y no debemos esperar cambios de la noche a la mañana, y estas deben acoplarse a las necesidades de cada zona y no ser estandarizada.

    Por: Domingo Morales Pérez

Publicar un comentario