Una nueva política de Progreso y la Trampa Universal
26 oct. 2010 by Uriel Vicente in

Estas dos lecturas nos presentan las diferentes perspectivas de la educación y la sociedad que caracterizaba EUA, en los años 50´s, donde la discriminación obstaculizaba el acceso a una educación universal, al derecho en sí mismo a toda oportunidad de superación por el color de piel o tendencia ideológica.

Ante una rotunda segregación del sistema educativo de los Estados unidos hacia personas afroamericanas, hispanos y nativos, estos se vieron en la obligación de formar grupos de protesta, intentando ingresar en un sistema cerrado.

Poco a poco vemos la evolución de estos grupos, en primera instancia abordando un tema de igualdad de oportunidades aminorando las practicas de discriminación por raza y por genero, pero aún más importante considero la segunda línea de acción de estos grupos una equidad en educación, es decir dar a cada quien lo que corresponde y necesita para desarrollarse en todos los sentidos. Al final de cuentas lo que estos grupos de protestas exigían no es más que un derecho para todos, es decir acceso a la educación, pues como bien sabemos solo con la educación los individuos pueden aspirar a un progreso personal y por ende a un desarrollo social.

Aunado a esto, a mi parecer identifico una dualidad en la educación que los EUA, proporcionaba en ese entonces, pues si bien uno de los preceptos era la educación desegregada, con igualdad de oportunidades, estas se aminoraban cada vez con los altos gastos administrativos que muchas personas no podían sostener. Era pues una supervivencia entre el más apto, el que contara con mayores recursos o bien un seleccionado por empresas con una ideología expansionista.

¿Pero dónde quedan los que menos tienen? Yo diría que donde siempre, hasta el final de la fila, en aquellos lugares olvidados por las sociedades y empresas, desplazados por los “económicamente superiores”, además de estos factores, en la escuela se relaciona una práctica aún presente en la actualidad, preparar a los alumnos para ingresar a un campo laboral, a ser económicamente activos, no es que esto este mal, sino que dicha educación presenta una deficiencia en formación en valores que día a día perjudica el rumbo de nuestra sociedad e incluso de la humanidad, haciéndola cada vez más egoísta, ansiosa de riqueza y olvidadiza de sus necesidades.

Hecho por: Oscar Ángel Cigarroa Estrada

  1. En efecto, retomo la idea de mi compañero acerca de la pérdida de valores dentro de la sociedad. En trabajos anteriores e podido expresar una idea que ha estado latente por hace ya algunos días. Me refiero al modelo capitalista que está dominando en la actualidad sobre la esfera social. Desde mi perspectiva los valores se han olvidado o se han cambiado por los valores monetarios, empresas enteras han sabido utilizar muy bien el espacio informático que prospera, el internet; la televisión y la radio comparten crédito al ser las principales fuentes transmisoras y degeradoras de la moral humana. Nuestra mente se ha cotizado al mejor postor, y es aquí donde el papel de la escuela entra en vigor, pues en ella podemos engendrar toda una ideología de consumo moderado, aprovechamiento correcto del tiempo, respeto a la cultura y el arraigo de nuestra identidad como lo decía Schmelkes cuando hablaba de la sociedad educada, es ahí donde nosotros podemos hacer la diferencia y redirigir el rumbo superficial que vive en nuestras casas.

    Por: Uriel Vicente Morales Flores

  1. Creo que debemos analizar el contraste de propósitos educativos de aquellas épocas con la educación contemporánea en los Estados Unidos de América, él cual es un país sumamente capitalista y que moldeaba a sus alumnos para integrarse a una vida laboral pero lejos de ello les inculcan valores de superación y liderazgo para tal caso es bueno en la formación del individuo, ahora el dilema es, qué tanto se plantean en los propósitos actuales la formación integral del alumno como salud, valores, sexualidad, superación personal, conocimientos conceptuales y actitudinales.

    Por: Domingo Morales Pérez

  1. Una nueva política de progreso.

    Personas que avían sido olvidadas o subordinadas exigieran participar en el progreso y desarrollaron un nuevo estilo y a ellos se les dio nueva atención y mejor educación a los niños con necesidades educativas especiales. Los defensores de los niños minusválidos sostuvieron que una educación apropiada para los inválidos era un derecho, no una limosna.
    Los hispanos dijeron que los hijos de los inmigrantes tropezaban con un imperialismo cultural que rechazaba su lenguaje y su herencia. Las feministas se quejaron de que las muchachas tenían que luchar contra una institución sexista y denominada por los hombres. Tal vez se necesitaría alguna forma de separatismo y una definición pluralista de progreso

    La trampa universal.
    La visión del mundo del norteamericano es peor que inadecuada; es irrelevante y rutinaria; los adolecentes están espiritualmente abandonados. Se aíslan por que no se les toma seriamente, se interesa solamente por la aptitud. Muchos de los maestros son solo académicos, no participan en su profesión; están interesados en las palabras y en la metodología, no así en el objeto y finalidad de la tarea a enseñar

    Por: Julio César Bernabe Santiago

  1. Muy bien compañero así se habla, la educación esta subvaluada por las tendencias económicas de mitad del siglo pasado, y son éstas mismas tendecias las que se repiten en cada país. Lastimosamente en México casi no se ven, pero sabemos muy interiormente que estan presentes en cada escuela, desde la misma perspectiva de los padres de familia que buscan cambiar un estrato social, hasta el mismo desempeño del docente que muchas veces cataloga a su grupo, a alumnos como incapaces de sobre salir en el ámbito social o económico.

    El desarrollo del individuo debe ser integro a su entorno, y ¿qué más entonrno podemos pedir que el mundo mismo?, es decir no es solo prepararlo para subsistir en su comunidad, ya que esto es el nivel más bajo a que toda educación deba atenerse, debemos preparar al alumno para concer el mundo, hacerce parte de él, no sólo involucrase sino tomar parte del mismo, saber que tiene la posibilidad de cambiar muchas cosas sólo con el deseo de hacerlo.

    Por Gustavo Alonso Flores Hernández

  1. Afortunadamente en México la discriminación de razas no es una situación que interfiera en los procesos educativos o sociales, sin embargo la discriminación va en otro sentido y desgraciadamente esta dirigida a los sectores más desfavorecidos de nuestra sociedad. Los sectores mas afligidos por la desigualdad son las zonas indígenas y marginadas, las cuales carecen de muchos servicios y por lo tanto la educación deja de ser una prioridad, pensando que es más factible que un joven es más productivo si contribuye al sustento familiar, sin pensar que la educación es la mejor inversión. Sin embargo a pesar de que se tenga la convicción de que educarse es mejor, las escuelas se encuentran lejos de sus comunidades de origen lo cual implica tener que trasladarse diariamente y bueno podría enlistar una serie de situaciones que serían interminables pero ese no es el punto, lo que quiero decir es que la discriminación en nuestro país se presenta con la falta de oportunidades para ciertos sectores que aunque se han "intentado" siguen siendo insuficientes para abastecer la demanda que se presenta.

    Por: Emelina Rodríguez Oceguera

Publicar un comentario